domingo, 18 de septiembre de 2011




Nacen como larvas semejantes a gusanos. 
Las hojas de plantas y los tallos tiernos las alimentan 
y crecen rápido.
En un momento de su desarrollo, 
buscan un lugar resguardado y allí se transforman en crisálida 
y en ese estado sufren grandes cambios metabólicos y morfológicos. 
La mariposa adulta sale rompiendo el esqueleto externo de la crisálida. 
La metamorfosis ha sido completa. 
Vuela libre por fin después de arrastrarse por el mundo.
Así, como la mariposa, somos nosotras. 
Algunas estamos todavía en esa metamorfosis que nos permita 
ser la mejor versión de nosotras mismas. 
Solo nosotras tenemos la fuerza para romper nuestra crisálida y volar.





4 comentarios:

  1. Hermosa metáfora. lástima que tengamos tantos iedos para mostrarnos al mundo...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. sobre tu comentario donde las imágenes si puedes coger todo lo que quieras esta para eso jajja
    preciosa metáfora la entrada de hoy buenas noches y dulces sueños

    ResponderEliminar
  3. Adoro las mariposas, por obvias razones.

    Saludos Lunita, buen inicio de semana!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.

La Vida en Colores

Dime…
De qué color son tus sueños,
Rojo, verde o azul marino.
De qué color ves la vida,
Violeta, marrón o carmesí.
Dime…
De qué color sientes el amor,
Amarillo, rosa o blanco nácar.
De qué color son tus besos,
Fresa, miel o turrón.
Dime…
De qué color es tu pelo,
Rubio, negro o castaño.
De qué color me imaginas,
Cielo, tierra o mar
Dime…